Introducción
Estos “Apuntes para Contrabajo” no pretende ser un método sustitutivo de los diferentes tratados tradicionales ya existentes, sino cumplir la tarea de complementar a estos con diferentes ejercicios modernos, basados en células repetitivas, sistemáticas, que el profesor podrá introducir al joven estudiante de contrabajo en los primeros años de aprendizaje de acuerdo a las necesidades del mismo y al programa del curso. Los primeros ejercicios fueron realizados para trabajar con el futuro contrabajista los primeros “golpes de arco” y conceptos básicos sobre dinámica, con el fin de que el profesor pueda disponer de esta literatura ya desde los comienzos de la instrucción del alumno.   Para esto he desarrollado un sistema de notación de fácil memorización y de cierta facilidad para la mano izquierda con el fin de permitir una mayor concentración en la mano y brazo derecho. 
Se desarrolla luego una serie de ejercicios para fortalecer y brindar agilidad en la mano izquierda, como asimismo afianzar las diferentes posiciones sobre el mango y su desplazamiento hacia las primeras posiciones con el dedo pulgar o capotasto.
Completando estos “Apuntes para contrabajo” se propone una original serie de ejercicios para introducir al estudiante en la técnica con el dedo pulgar o  capotasto, desde una visión nueva y poco  desarrollada en los métodos tradicionales.

Algunos conceptos fundamentales sobre el  “manejo del arco”

 El estudio del “SONIDO” es uno de los pasos más importante que deberá dedicar todo estudiante de música, ya que el mismo será su firma particular.
Para adquirir un buen sonido, de bello timbre y  que se proyecte dentro de una sala  deberá  respetar durante toda su carrera “reglas” para el correcto manejo del arco : 

  1)  Localización - Intensidad - Tiempo - Longitud

1)  La justa “localización” en el arco del rebote o el frotado  (al talón, en el medio, a la punta, etc.).

2)  Su “intensidad”, si es pesado, liviano o ligero

3)  El “tiempo”, si lo que estamos tocando es rápido, moderado o lento

4)  La “longitud” de arco a utilizar, si tocamos con todo el arco,  medio arco, etc..

2)  Se respetará “siempre” para hacer correr el arco sobre las cuerda los siguientes puntos fundamentales tanto cuando lo frotamos o lo rebotamos:

 1)  El arco deberá “siempre” correr en forma perpendicular a las cuerdas

2)  Utilizar un mismo punto de contacto cerda-cuerda en todo el recorrido

3)  El eje del movimiento del brazo será el hombro (no el codo)

4)  El brazo derecho se conservará extendido  normalmente, sin quebrar o doblar el codo

5)  La muñeca  “acompañará” el movimiento del brazo, sin rigidez y sin buscar quebrarla o  doblarla en forma ex profesa para llevar a cabo el movimiento. Sólo acompañará relajadamente el movimiento producido entre el brazo y  los dedos de la mano.

6)  Los dedos de la mano articularán todo el recorrido y  los diferentes movimientos del arco.

 3) Deberemos distinguir y practicar los diferentes sonidos que se producen según los puntos de contacto que existen entre el arco y la cuerda.

Existen esencialmente “tres puntos cerda-cuerda” o dicho de otra forma tres alturas diferentes donde apoyar el arco sobre la cuerda:

 1)  Sobre la Tastiera:  aquí se logra un sonido dulce, recomendado para una sonoridad pequeña, el cual es frecuentemente usado sobre las cuerdas más graves del contrabajo, ya que este lugar favorece el sonido de los graves y no tanto de los armónicos agudos.

2)  Mediando entre la tastiera y el puente:  este lugar es el más comúnmente utilizado dentro de una orquesta ya que favorece tanto a los sonidos graves como a los agudos, se logra con facilidad un buen sonido, con buen cuerpo y  timbre de contrabajo.

3)  Contra el puente:  en esta zona se logra el sonido de mayor proyección sonora, “un sonido de solista”.   Los armónicos agudos se realzan brindando así una mayor definición en las notas a tocar.    No siempre es fácil lograr en este punto de contacto un agradable sonido por eso es el lugar donde más se deberá practicar.

Volver  a cargar la página >>>>